El Big Data, un gran aliado para la fidelización - Inloyalty
The Loyalty Experience

La sociedad actual es una sociedad que genera información constantemente, en algunos casos de manera consciente y en la mayoría de ellos de forma inconsciente. En este apartado de generar información sin pausa, las redes sociales son las principales fuentes de datos.

En un segundo, en el mundo, se envían más de 7.000 tuits, se realizan más de 50.000 búsquedas en Google, se visualizan más de 125.000 vídeos, se envían más de 2.500.000 de emails, más de 700 fotos son subidas, se realizan más de 2.000 llamadas y más de 700.000 mensajes son enviados. Con estas cifras, recogidas por la herramienta Worldometer, queda evidenciado el poder que ahora mismo recae en el dato, y por consiguiente en la disciplina del Big Data.

Es tanta la relevancia del Big Data en el funcionamiento de una compañía, que grandes empresas como BBVA, Nestlé o Zurich han anunciado la conformación de equipos íntegramente dedicados a esta disciplina. En estos casos, lo que buscan es conocer y entender todos los datos de sus empleados y clientes para conseguir el mejor rendimiento.

El Big Data juega un papel muy relevante a la hora de transmitir a la sociedad el conocimiento necesario sobre las empresas, metafóricamente, es el hilo conductor que une los dos extremos: el empresarial y el de la ciudadanía. Así, esta disciplina permite a las compañías conocer mejor las necesidades de su público objetivo y acercarse más a ellos para entablar una relación mutuamente beneficiosa.

Conocer información del consumidor es una gran ventaja para la fidelización

Para que una empresa pueda generar beneficio de todos los datos que un consumidor genera, es clave que disponga de un buen equipo de comunicación que sepa que mensajes transmitir y de qué manera para lograr un alto grado de engagement con el público. Además, así, es posible llegar a reconocer nuevas tendencias y conductas en los consumidores. Para lograr una buena comunicación es imprescindible estar al tanto de la realidad para así poder construir la narrativa que se quiera transmitir.

Por otro lado, no todo lo que envuelve al Big Data es positivo, hay una serie de asuntos un poco conflictivos que se deben tener en cuenta a la hora de utilizar esta herramienta en el ámbito empresarial.

El primero de ellos es el tema de la privacidad, ya que sigue suscitando polémica la recogida de tantos datos y su posterior uso. El Big Data se aprovecha de información “olvidada” que nadie utilizaba, para a través de una reinterpretación formular predicciones que puedan ser útiles para terceros.

El segundo tiene que ver con la hiper contextualización de los mensajes, un aspecto muy positivo del Big Data es que favorece a una gran segmentación de las comunidades, pudiendo ser mucho más específico con los mensajes que se quieren dar. Sin embargo, esto obliga al consumidor o usuario a facilitar una serie de datos que en muchos casos son irrelevantes, salvo para la empresa que los solicita, para la cual esos datos son de gran utilidad de cara a contactar, conocer y fidelizar nuevos clientes.

Y el tercero es el uso tecnológico, el extendido rumor de que todo lo que haces con cualquier aparato que tenga una conexión a Internet puede ser registrado, es algo con lo que el Big Data tiene que pelear para que esta disciplina sea tratada como una herramienta muy beneficiosa, y que no aumente las teorías de la conspiración cibernética.

El gran objetivo que se busca con el Big Data no es saber cuántos datos se generan sobre una cierta temática, sino todo lo que se puede conseguir con ellos. Con el Big Data se puede adquirir información de un sinfín de fuentes para después tomar la decisión más acertada para la compañía. Las decisiones apoyadas en datos reducen el riesgo a equivocarse, ayudan a planear negocios antes de que aparezca la necesidad, permiten personalizar servicios y ayudan a optimizar la experiencia del consumidor.

Con los mercados en continuo desarrollo, las empresas que mejor rendimiento extraigan al Big Data tendrán mucho ganado con respecto a sus competidores. Hoy en día, es fundamental estar informado de los últimos datos para poder tomar la decisión correcta en el momento adecuado por ello, la mayoría de las grandes empresas optan por adquirir los servicios de herramientas digitales, cuya función consiste en analizar los datos a tiempo real.