Los beneficios del social selling - Inloyalty
The Loyalty Experience
Los beneficios del social selling
El social selling se ha convertido en una estrategia a tener muy en cuenta por parte de las empresas, ya que más de la mitad de la población mundial está activa en redes sociales. Para alcanzar las metas establecidas de forma holgada, el social selling puede resultar de gran ayuda.

 

¿En qué consiste el social selling?

 

El social selling consiste en investigar, conectar e interactuar tanto con los clientes como con los potenciales a través de las redes sociales. Las más comunes son Twitter y LinkedIn, aunque van surgiendo otras plataformas dirigidas a públicos jóvenes que se van sumando a esta corriente. Lo que persigue este método es crear una relación con el público objetivo con el que se interactúa por medio de comentarios, likes y publicaciones.

Esta técnica no es un sistema de venta online, busca llegar a los posibles clientes de forma indirecta, haciendo que sean ellos los que elijan a la compañía y no al revés. Para conseguir esto, es necesario implementar de forma coordinada estrategias de branding, comunicación y marketing de contenidos que aproximen a los posibles consumidores generando contenidos de calidad y que resulten relevantes para despertar su interés recurrentemente.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

 

Empleando esta estrategia se puede también potenciar la credibilidad de la marca, ya que no solo tiene como fin el incremento de las ventas, sino que también se centra los valores y el propósito de la empresa o en aquello en lo que muestran interés tanto los clientes como los posibles consumidores.

A pesar de que no se trata de una estrategia enfocada en resultados inmediatos, la información obtenida de un estudio realizado por LinkedIn muestra que aquellos que utilizan esta táctica acaban obteniendo sus frutos. El estudio sostiene que los responsables de ventas con más éxito consideran a las plataformas de networking social como un factor indispensable para alcanzar los beneficios deseados.

Otro de los resultados que muestra este informe, es que las empresas que usan este sistema obtienen un volumen un 18% mayor en su pipeline e incrementan en un 21% la velocidad de aquellos que no implementan esta técnica.

 

Las redes sociales son un gran aliado para las compañías

 

El social selling también favorece la consecución de referidos en LinkedIn, algo que es bastante significativo si se tiene en cuenta que el 84% de los compradores en la actualidad empieza su proceso de compra debido a una recomendación o referencia obtenida previamente.

En el ámbito del social selling, los perfiles de vendedores en redes sociales deben ser algo más que un curriculum digital. La clave es que resulten útiles de manera activa para conseguir una buena reputación con los clientes para así lograr su confianza, y si todo va bien fidelizarlos para futuras compras.

Esta técnica tiene como fundamento la conexión o engagement que se establece con los consumidores. Para conseguir que el social selling sea lo más fructífero posible se han de realizar interacciones pensadas, relevantes y personalizadas, no puede ser que simplemente sean comunicaciones comerciales.

 

¿Se puede medir el éxito del social selling?

 

Medir el éxito del social selling es complicado porque sus efectos no son lineales. Hasta el momento no existe una fórmula que pueda relacionar el número de veces que se ha compartido un contenido o el número de ‘me gusta’ con la cifra de ventas realizadas. No obstante, esto no quiere decir que el social selling no pueda ser cuantificado de algún modo.

La inmensa mayoría de las métricas disponibles hoy en día apuntan a una aptitud del social selling individual, como el “Índice de social selling” de LinkedIn. En una mayor escala, una empresa también puede optar por incluir una fuente social con opciones de contratos o ventas para su software de CRM, con el fin de observar cómo los clientes acuden a las redes sociales para poner en práctica el social selling.

En definitiva, una estrategia de social selling resulta vital en la actualidad. Según datos de Mckensey, las personas están aproximadamente un 22% del tiempo en las diferentes redes sociales de Internet. Por ello, el 85% de las compañías ya se plantea interaccionar en las plataformas sociales. Y, por último, este estudio recoge que el 56% de la sociedad conecta mejor con aquellas marcas que están presentes y activas en redes sociales.