El ecommerce, un poderoso aliado.

ARTíCULOS

Las nuevas tecnologías han ayudado, a lo largo de la historia de la humanidad, a lograr poderosos avances en todos los ámbitos, desde la ciencia hasta la agricultura. Así como la invención de la rueda o la imprenta, Internet ha revolucionado el desarrollo de las sociedades y, con ello, los nuevos hábitos de consumo. Un claro ejemplo lo vemos con la llegada del comercio en la red, el denominado ecommerce.

Los resultados de 2019 ya dejaban entrever que el comercio online estaba subiendo de manera constante y batiendo cifras récords. En el tercer trimestre de 2019, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se alcanzaron los 12.500 millones de euros de facturación, es decir, un 23,5% más que en el mismo periodo del año anterior. En comparativa, los nueve primeros meses de 2019 batieron todas las expectativas, alcanzando los 35.460 millones de euros.

Según este mismo informe, las actividades con más facturación respecto al cómputo total son las agencias de viajes (16,5%), el transporte aéreo (7,8%) y hoteles y alojamientos (6,6%). A día de hoy, se desconocen los datos totales, aunque se puede apreciar que el coronavirus ha cambiado las reglas del juego, haciendo crecer el ecommerce de sectores que no tenían una relevancia específica en este campo.

Un aumento significativo de las transacciones.

El 15 de marzo entró en vigor el confinamiento de toda la población española por razones sanitarias. Esta decisión influyó en toda la economía, con la paralización de las actividades no esenciales. Numerosas empresas vieron una oportunidad en las nuevas tecnologías para que no se desplomaran las ventas y las utilizaron en consecuencia.

Flat101, en este sentido, monitorizó el comportamiento de 300 retailers y negocios durante marzo, con un análisis de 13 sectores de la economía. Estos datos suponen una valiosa información para que las compañías que aún no hayan apostado por el comercio en Internet se decidan a mirar más de cerca esta poderosa herramienta.

Según este estudio, el sector con mayor aumento en el número de transacciones ha sido el alimentario, con un incremento del 218,5%. Otro de los sectores que más ha visto aumentar sus transacciones es el de la electrónica (138,5%), debido en gran parte a la implementación a marchas forzadas del teletrabajo y la consiguiente adquisición de material electrónico para crear una “oficina” en casa.

La mayor parte del aumento de las transacciones hacen referencia a nuevas necesidades obligadas, como la mencionada de implementar el teletrabajo. Además, con la convivencia de padres y niños en casa, las necesidades escolares han cambiado, de tal forma que el material escolar ha sido el protagonista de un incremento del 84,8% en las transacciones. Otro ámbito que también refiere un incremento en el tráfico web son los medios digitales, provocado por la necesidad de oferta informativa en cuanto a la actualidad de la crisis actual.

A pesar de estos buenos resultados, aparecen algunas dificultades asociadas al empleo del ecommerce: en primer lugar, un incremento de las transacciones no implica necesariamente un aumento de las ventas online; en segundo lugar, incluso las grandes compañías se han encontrado con problemas de logística por el crecimiento de la demanda, con la consiguiente demora de los plazos de entrega, y en tercer lugar, la imposibilidad de predecir la demanda por un contexto de incertidumbre.

El ecommerce, un gran escudo.

El confinamiento ha puesto en un primer plano la importancia de apostar por el ecommerce. Y las empresas, para garantizar la seguridad de empleados y consumidores han implementado medidas de seguridad extraordinarias, como la entrega en puerta y el uso de mascarillas, pantallas de protección o guantes, entre otras iniciativas. Este refuerzo de la seguridad ha sido un aliciente para que los consumidores confíen en el comercio electrónico.

Así, la decisión de los consumidores de hacer la compra por Internet se ha traducido en un incremento de las ventas. En términos totales, el conjunto de las ventas se disparó un 129% con la entrada en vigor el 15 de marzo del Decreto con el que se iniciaba el confinamiento. Curiosamente, el mayor aumento se ha dado en deportes (191%) para la realización de actividad física en el hogar. A este le siguen el sector mobiliario (135%), la jardinería (130%), el material escolar (47%), farmacias (26%) y alimentación (14%).

Algunas, sin embargo, han sufrido un descenso en las ventas, como moda y calzado (–69%), manualidades (-12%) o el vino (-8%), aunque estas ya se está recuperando tras esta caída inicial.

Si algo ha dejado claro esta crisis es que el ecommerce es un poderoso aliado para que la economía no se pare. La apuesta por el comercio electrónico supone una apuesta por el futuro, por un mercado donde no existen las barreras y por unas nuevas tecnologías al servicio del consumidor. El comercio online es un gran escudo invisible para hacer frente al ataque de este virus silencioso.

 

customer intelligence loyalty experience loyalty strategy

Suscríbete y mantente al día sobre InLoyalty


    Artículos relacionados

    Descubre cómo podemos ayudarte a mejorar la fidelidad de tus clientes

    Habla con un experto